Skip to content

El Agujero en Español

mayo 3, 2010
El Agujero de Stefan Mitroi

El Agujero de Stefan Mitroi

Anuncios

Stefan Mitroi en Espacio Niram

mayo 3, 2010
Dan Caragea y Stefan Mitroi, Espacio Niram ; Madrid 2009

Dan Caragea y Stefan Mitroi, Espacio Niram ; Madrid 2009

Dan Caragea, Stefan Mitroi - Espacio Niram

Dan Caragea, Stefan Mitroi  y Fabianni Belemuski / Espacio Niram

Dan Caragea, Stefan Mitroi y Fabianni Belemuski / Espacio Niram

Dan Caragea, Stefan Mitroi, Fabianni Belemuski / Espacio Niram

Dan Caragea, Stefan Mitroi, Fabianni Belemuski / Espacio Niram

Stefan Mitroi en Retrato Literario

mayo 3, 2010

El escritor y filósofo Héctor Martínez comenta la novela El agujeroGaura (2004), O Buraco (2008) en portugués- del rumano Stefan Mitroi en Retrato Literario.

El año pasado se publicó, gracias al trabajo de Dan Caragea, la versión portuguesa de la novela Gaura (2004) de Stefan Mitroi, con el título O Buraco, Água viva, Água morta -”El agujero. Agua viva, Agua muerta”, en español-. Precisamente es esta traducción, con portada del artísta pintor Romeo Niram, la que he tenido oportunidad de leer sin demasiadas dificultades, por lo que la recomiendo mientras no exista versión española de la novela… (leer más)

http://www.esliteratura.com/docs/stefan-mitroi-en-retrato-literario-4091.html

Adevarul.es : Scriitori români, invitaţi de onoare la “Cafeneaua Literară” din Madrid

mayo 3, 2010

Horia Barna, Ştefan Mitroi, Dan Caragea şi Fabianni Belemuski (de la stânga la dreapta) au discutat despre cultura română

Cunoscuţii scriitori Dan Caragea şi Ştefan Mitroi au participat la “Cafeneaua Literară”, organizată de Espacio Niram din Madrid și revista Niram Art.

Pentru prima dată în Madrid a avut loc, în seara aceasta, o întâlnire între cultura română, spaniolă şi portugheză. La evenimentul intitulat “Inter-cultura: Puterea cuvântului” au luat parte în calitate de invitaţi speciali scriitorii români Dan Caragea şi Ştefan Mitroi.

La întâlnire au participat directorul Instititului Român din Madrid, Horia Barna, directorul Niram Art, Fabianni Belemuski şi criticul de artă spaniol Begonia Caballero. Evenimentul face parte din “Cafeneaua Literară”, activitate organizată periodic de Espacio Niram (bar lounge cu galerie de artă) şi revista Niram Art.
Dan Caragea trăieşte în Portugalia şi este considerat de presa locală cel mai importantant lusitanist, traducător, scriitor şi critic de artă român. Dan Caragea este specialist în lingvistică computaţională.

El este autorul mai multor manuale de învăţare a limbii portugheze şi a tradus opere de Jose Luandino Vieira în limba română, poezii de Mihai Eminescu şi  romanul “Groapa” de Stefan Mitroi, în portugheză. De asemenea, este creatorul  variantei spaniole şi portugheze a programului Tropes pentru analiză semantică a conţinutului textual.

Stefan Mitroi a publicat numeroase cărţi de poezie, nuvele, romane şi piese de teatru. El a primit în 2006 premiul pentru cea mai bună piesă de teatru a anului, acordat de Clubul Dramaturgilor din cadul Uniunii Scriitorilor din România. În 2008, a câştigat Concursul naţional de Teatru infantil, cu piesa “Povestea copilului care a salvat poveştile”.

Inter-culturas: El Poder de la Palabra

mayo 3, 2010

Espacio Niram, en colaboración con la Revista Niram Art, organiza el tercer encuentro del Café Literario: “Inter-culturas: El Poder de la Palabra”, el Jueves, 21 de Mayo de 2009, a las 21 H, un evento presentado por Fabianni Belemuski, Director de la Revista Niram Art.

El debate literario cuenta con la presencia de los escritores Alfonso Armada (España) y Stefan Mitroi (Rumanía) y de los traductores Horia Barna (hispanista, Director del ICR Madrid) y Dan Caragea (lusitanista, escritor).

Más info:

http://megustamadrid.com/2009/05/20/inter-culturas-el-poder-de-la-palabra/

http://www.comunicae.com/nota/el-instituto-cultural-rumano-de-madrid-en-colaboracion-con-espacio-niram-organiza-encuentro-literario-luso-rumano

http://www.adevarul.es/stiri/scriitori-romani-invitati-onoare-la-cafeneaua-literara-din-madrid

Nacido en Vigo en 1958, Alfonso Armada ha trabajado en los diarios Faro de Vigo, El País y Abc. Ha cubierto el cerco de Sarajevo, el genocidio de Ruanda y eventos de toda índole en países africanos como la República Democrática del Congo, Liberia, Angola, Mozambique, Sudán o Somalia, y era corresponsal en Nueva York cuando se produjo el ataque contra las Torres Gemelas.

Ha publicado los libros Cuadernos africanos (1998 y 2002); España, de sol a sol (2001) y El rumor de la frontera (2006), ambos con fotografías de Corina Arranz (2001), todos en Península. Nueva York, el deseo y la quimera (Espasa Calpe, 2007), y, con Gonzalo Sánchez-Terán, El silencio de Dios y otras metáforas. Una correspondencia entre África y Nueva York (Trotta, 2008).
Teatro: La edad de oro de los perros / Sin Maldita Esperanza (1996) y La balsa de La Medusa / Carmencita jugando / Tres piezas mínimas (1998), Biblioteca Antonio Machado de Teatro, Visor Dis.

Poemas: Escuma dos dentros. Poemas 1975-1983 (Sotelo Blanco, 1997), Pita velenosa, porta dos azares (colección Tambo de la Diputación de Pontevedra, 2002), Haikús da Costa da Morte (carpeta con obras del pintor Antón Patiño. Madrid, 2007) y Los temporales (Bartleby, 2002).

Su último libro, El sueño americano, publicado por Ediciones del Viento en 2009, recoge el latido de un pueblo que encontró en Barack Obama un motivo para la esperanza.

Stefan Mitroi nació en 1956, en Rumanía. Se licenció en Derecho pero nunca llegó a ejercer la profesión. Comenzó su carrera literaria como poeta. Posteriormente, en las últimas décadas, viene publicando relatos, libros para niños, novelas y teatro. En 2006, fue galardonado con el Premio a la mejor obra teatral del año, por el Club de Dramaturgos de la Unión de Escritores de Rumanía.

En 2008, ganó el concurso nacional de teatro infantil con la obra El cuento del niño que salvó los cuentos. Su primera novela, La caída en el cielo, fue traducida al francés en 2003, y alcanzó un éxito notable.

Le siguieron El agujero (traducida al portugués por Dan Caragea y publicada por Ediciones Cyberlex, Portugal, carpeta con obra del pintor Romeo Niram 2007), La vida opuesta de Cocostel Ouatu y su última novela Dulce como la absenta.

Horia Barna es hispanista, periodista, traductor y editor. Ha desempeñado diversos cargos en varias revistas rumanas. Como traductor, ha vertido al rumano a autores como Carlos Fuentes o Eduardo Mendoza. Políglota y licenciado en Filología Española por la Universidad de Bucarest, desde 2006 es director del Instituto Cultural Rumano de Madrid, institución que potencia el conocimiento y la difusión de la cultura rumana en el mundo.

Dan Caragea es lusitanista, traductor, escritor, editor y crítico de arte, especialista en Lingüística computacional. Autor de manuales dedicados a la enseñanza de la lengua portuguesa, traductor de obras de José Luandino Vieira para rumano y de poesías de Mihai Eminescu para portugués. Es el creador de la variante en español y portugués del programa Tropes, para análisis semantico de contenidos textuales.

El Agujero por Héctor Martínez Sanz

mayo 3, 2010
Stefan - Mitroi - O Buraco / Cyberlex 2008

Stefan - Mitroi - O Buraco

El año pasado se publicó, gracias al trabajo de Dan Caragea, la versión portuguesa de la novela Gaura (2004) de Stefan Mitroi, con el título O Buraco, Água viva, Água morta -”El agujero. Agua viva, Agua muerta”, en español-. Precisamente es esta traducción, con portada del artísta pintor Romeo Niram, la que he tenido oportunidad de leer sin demasiadas dificultades, por lo que la recomiendo mientras no exista versión española de la novela.

Son varios los elementos que se entremezclan en esta novela. Sumergidos en la cotidianeidad de una aldea, Purani, Mitroi comienza el relato con el siempre misterioso halo de una maldición: todas las mujeres que se casan con un varón de la familia Preducel, terminan abandonadas dando a luz un varón que, a su vez, repetirá la historia con otra desafortunada. Todos los varones marchan de viaje y no vuelven.

Pero, ¿qué sería de una aldea sin las habladurías y rumores? La maldición se ve envuelta de toda una suerte de historias acerca de qué les ocurrió a los Preducel, desaparecidos y sin que se volviera a saber de ellos. Esta imaginación de los vecinos surte un efecto en la novela: nos introduce en suceso extraordinarios que van creando el ambiente a la historia que se nos narra, el viaje del último de los Preducel, Anghel, casado con Paulina y con un hijo, Sebastián. Un viaje extraño, sorprendente, que parece repetir, una vez más, la conocida maldición: Anghel, pocero, empieza una noche un agujero por debajo de la tierra, interminable, kilométrico, durante años, donde desaparece y del que sólo vuelve contadas veces, porque según avanza en su labor va siendo más difícil retornar.

Sus pretensiones son un auténtico secreto para gran parte de la aldea y para el propio lector. De nuevo, las habladurías y rumores: va en busca de la Fuente de la Vida, el agua milagrosa que confiere una eterna juventud. Cierto o no, la aldea de Purani se ve revuelta ante la posibilidad de tener el mágico líquido al alcance de su mano. Y el lector se encuentra rodeado completamente de hechos fantásticos y fabulosos.

Stefan Mitroi (Lucian Tudose/Rompres)
Stefan Mitroi (Lucian Tudose/Rompres)

Stefan Mitroi emplea todo este marco para evidenciar ciertos temas actuales, como por ejemplo, el aprovechamiento político de la ingenuidad del pueblo, además de las inherentes consecuencias existenciales. Los más viejos del lugar se desesperan, e incluso creen en ello cuando Ciocanel, burócrata filósofo, utiliza los medios de comunicación para dar veracidad al rumor que corre de boca en boca como un mito ancestral. Todos en la aldea creen en la existencia de la Fuente de la Vida porque “lo han visto en la televisión”. La irracionalidad de la búsqueda o del mito, y la aún más irracional fe ciega en la “caja tonta” sirven para que Ciocanel salga elegido Alcalde en las elecciones. Tras ello, una serie de desgracias arrecian en la aldea: un devastador terremoto, una tremenda sequía, un torrencial diluvio y el ataque sanguinario de insectos, asolarán la aldea y los campos. Ciocanel, en esta ocasión, usará a Anghel Preducel y su agujero como cabeza de turco al que echar las culpas de tanta desgracia.

Junto a la ácida crítica de la realidad o el paisajismo de la población, son de subrayar el humor que Stefan Mitroi introduce por medio de la pregunta filosófica, no sin cierta ironía, el lirismo de gran parte de la novela como si estuviéramos ante un verdadero poema en prosa, y la fuerte presencia del mito. En cuanto al humor, destaca el personaje de Ciocanel, al comienzo del libro, como Secretario de Cámara, que atormenta a la población con sus interrogaciones filosóficas cada vez que un aldeano se acerca al despacho necesitando una certificación o documento sellado -nacimientos, matrimonios, defunciones…-. Las cuestiones planteadas son de este tenor: ¿Por qué las hojas de los árboles son amarillas en otoño y verdes en primavera? ¿Por qué del Girasol no sale nunca trigo? ¿Cómo la hierba verde se transforma en leche dentro de la barriga de la vaca? ¿Cómo cabe todo el roble en una bellota? ¿Por qué los peces no se oxidan si están todo el día dentro del agua?

En esos dias Ciocanel estaba muy feliz. ¡Dios mío, como buscaban ellos, tan minuciosamente, los significados ocultos del mundo! ¿Por qué los oceános son oceános y de donde vino toda esa inmensa cantidad de agua… Por qué los americanos y los rusos no consiguen atrapar los relampagos para usarlos los unos contra los otros como un arma?… Sería algo más poderosos que una bomba atómica o que los cohetes com ojivas nucleares (…). Y porque los actuales monos siguen siendo monos y ya no se transforman en seres humanos?
– Por que no les interesa. No te das cuenta que hay cada vez más hombres que se esfuerzan por transformarse en monos. Esto revelea que es más conveniente que sea así y no al contrario.

El lirismo, por ejemplo al narrar la muerte del tío Toma:

Anghel aprendió el oficio más rapidamente de lo que Toma pensara. Parecía que lo intuía. Poco timepo despues, el tío comenzó a ganar el color de la tierra en la que había cavado pozos toda su vida y, después de algunos días de sufrimiento, se mudó, con las manos descansando sobre el pecho, dentro de ella.

Pero, sobre todo el lirismo está presente en las cartas de Anghel Preducel, cobrando en intensidad cuando se descubre el gran secreto mítico. Anghel se encuentra con los Preducel desaparecidos bajo tierra, y con toda la historia de los muertos de Purani, quienes, mueran donde mueran, terminan por habitar el suelo profundo de la aldea. Este encuentro con los espíritus se narra poéticamente:

No creas que ellas están en algún oscuro agujero. Al principio, cuando las encontre, no entendí bien lo que iba a suceder. Yendo más hacia abajo, vi un gran prado bajo mis pies, el cual, si tener cielo por encima, estaba iluminado. La luz provenía del fondo de la tierra. Era una luz tenue, sin brillo. Abandoné las cuerdas y dí algunos pasos sobre la pradera. Ví a lo lejos, casi imperceptible, una especie de niebla, pero, después de acercarme, comprobé que eran unas blancas toallas que flotaban a poca altura, ahora para un lado, ahora para el otro, sin llegar a tocarse. Después percibí que la luz venía de ellas. Vi que alguien me llamaba. Mi corazón debería haberse detenido por el susto, pero no sentí ningún miedo. Algunas de esas toallas de nebulosa leche se aproximaron hacia mí y tomaron forma de personas. Persona de vapor, mejor dicho.

Sin cielo ni infierno, los muertos viven bajo la tierra, la misma tierra en la que son enterrados. Ningún Preducel abandonó a sus mujeres, sino que, al contrario, las amaron apasionadamente. Si no volvieron, fue porque el destino se cruzó en su contra. Especialmente curiosa es la historia del bisabuelo Gheorghe Preducel, único hombre que conocía la lengua de los animales y las plantas, y que un día de febrero, como cada año, marchaba hacia el bosque a visitar al Santo Vlasie junto al gran Roble donde éste vivía. Allí también se reunían todos los animales del bosque para cantar la llegada de la primavera. Era un verdadero milagro. Pero el Santo, sintiéndose ya sin fuerzas, pasó el testigo a Gheorghe. Otros antepasados se vieron envueltos en las duras circunstancias de guerras.

Las cartas de Anghel aportan el último rasgo que quiero señalar: el romántico. En ellas se contienen expresiones de amor, además de ser escritas en el mundo subterráneo de los espíritus, durante un periplo de evasión, tan próximo a los tonos del Romanticismo.

El agujeroGaura en rumano, O Buraco en portugués-, es una novela breve, lírica, romántica y realista, atravesada de costumbrismo y mitología legendaria, donde podemos observar el talento de Mitroi para manejar las imágenes fabulosas propias del género infantil al que también ha estado consagrado, desde el cuento hasta el teatro. Se trata de un autor único en su especie y su literatura, cuya introducción en España merecería ser estudiada con detenimiento.

http://retratoliterario.wordpress.com/2009/10/17/el-agujero-stefan-mitroi/